Perú

Era mi primer viaje a Perú estaba muy emocionada. Miraba las montañas desde la ventana del avión me parecían aun más fascinantes que cuando las subo. Una grata conversación  con los compañeros de asiento el viaje se hizo más entretenido.

Llegue a Lima y compartí un taxi con dos personas que conocí en el aeropuerto y que llevábamos la misma ruta. Lo primero que aprendí en Perú  fue que había que regatear el precio del taxi. Una vez acordada la tarifa el taxi dejo en el camino a mis compañeros de ruta y después de unas dos horas en un enorme taco, el taxi me dejo en un placita en Miraflores, esta plaza era la plaza de los gatos, yo acostumbrada a ver perros por todos lados acá en Santiago.

Gato

Gato en Plaza kennedy Miraflores, Lima.

Me quede como hipnotizada al ver tanto gato dando vueltas por esa plaza, la gente les hacia cariño, les daba de comer y los gatos colgaban de los árboles, en las bancas, en el pasto, al lado de las parejas enamoradas, era todo un curioso espectáculo para mi. 

Mi pareja ya llevaba unos días en Lima con otros chilenos participando en un Workshops. Así que me hospede junto a ellos en la casa que habían arrendado ubicada en un acogedor barrio de Miraflores.

Lima es una ciudad llena de contrastes muy interesante por su arquitectura y gastronomía, muy rica culturalmente.

IMG_1218

Ceviche

Parque

Parque en Lima

Catedral

Catedral Lima

Me sorprendió que en plena ciudad hallan sitios arqueológicos, después supe que toda Lima esta llena sitios arqueológicos que muchas construcciones se hicieron sobre estos. Visite uno de esos sitios el Huaca Pucllana una gran pirámide hecha de adobe de 25 metros de alturas, seis hectáreas de superficie que conforman un conjunto de patios, plazas y recintos, maravillosa arquitectura que se mantiene a través del tiempo.

Huaca Pucllana

sitio arqueológico perteneciente a la cultura Lima.

Quería probar la comida china en Lima, me habían dicho que era muy distinta a la comida china chilena. Cerca de la casa en que me alojaba había un restaurante chino así que fui para allá.

En el restaurante a la entrada de la puerta, tenían la típica pizarra con el menú y los precios yo estaba mirando el menú que se ofrecía y concentrada haciendo la conversión de sol a peso chileno. Cuando una señora china me pasa un teléfono y me hace gestos que conteste, yo me sorprendí y dudosa conteste  Alo… al otro lado de la linea  una voz trapajosa dijo: quiero! sopa y entendí que debía tomar un pedido, entendí lo de la sopa pero el resto del menú que pedía no entendí nada, él señor al otro lado del teléfono un poco molesto, pensaba que estaba hablando con alguien que trabajaba en el restaurante. Como no logró que yo le entienda decidió  ir personalmente, el molesto cliente después se dio cuenta que yo no trabajaba ahí y yo no le entendí  porque la persona hablaba en cantones peruano. Después de esa anécdota la señora china me llevo a la mesa la comida que había pedido y sí era muy diferente a la comida china que acostumbro a comer en Santiago. Sabores más fuertes pero que a mi paladar agrado.

El restaurante era de una familia china,  abuelos, hijo casado y dos niños, los únicos que hablaban español eran los niños entre 6 y 8 años. Luego me entere que no fui la única que le toco tomar pedido, a unos compañeros de casa también les toco, como la señora china no hablaba español pasaba el teléfono a cualquier persona que valla pasando por la calle, así que si alguien pasa por ahí más que seguro le toca tomar pedido. 

Lima como capital turística tiene mucho que mostrar e imperdible es el Parque de la Reserva a este parque se debe ir de noche porque se recorren 13 fuentes de agua que hacen un show de luces y música. Después del mágico show de agua música y color  que disfrutamos enormemente nos dio hambre, afuera del parque hay un varios puestos con comida, y todos ofrecen el mejor menú.

DSC00225

Nosotros elegimos el puesto que se veía más tranquilo y sobre unas hojas se cocinaba una carne que se veía apetitosa.  Nos atendió una chica y nos dijo que esa carne apetitosa no estaba a la venta, primera decepción.

Cada integrante del grupo con el que andaba  hizo sus pedidos, yo pedí un té para beber mientras esperaba mi plato. Le dije a la chica que quería un té sin azúcar,  la chica muy tranquila fue dejando a cada uno la comida y bebidas incluido mi té, luego puso el servicio y olvido uno. Yo tomé un sorbo de té y este era muy dulce, pedí que me lo cambiara, ella fue con su calma y cambio mi té para nuevamente llevarlo con azúcar, le recordamos que faltaba un servicio ella hizo un gesto indicando un lugar y dijo allá esta, nuestro amigo el que quedo sin servicio, pregunto debo ir yo? a buscarlo -sí dijo ella, nos miramos todos con cara de ah! es auto servicio y nuestro amigo fue hacia el lugar donde la chica indico y él dijo-pero ahí no esta el servicio,  todos reímos! la chica con cara de desconcierto reacciono y desde otra mesa tomo un cuchillo y un tenedor y por tercera vez me llevo el té con azúcar.  Al parecer hablamos el mismo idioma pero  hay palabras que en otro país tiene otro sentido, como servicio. Aunque sin azúcar no me quedo claro que quería decir, ponga mucha! azúcar.

Después de unos días en Lima y terminado el workshops teníamos planificado con mi pareja un pequeño viaje a la selva peruana.

Compramos pasajes en bus a Tingo María salíamos en la tarde de Lima para llegar a la amanecida a Tingo María. Dejamos nuestras mochilas en la oficina de la agencia del bus que nos llevaría, pero cuando regresamos a tomar el bus, la agencia ya no estaba, un amable taxista nos ayudo a buscarla, hasta que finalmente por nuestra cuenta encontramos una sucursal, todo era muy confuso la persona que nos vendió los pasajes nos dijo que el bus no había podido pasar un paso cordillerano y que nos llevaría otro bus, pero el otro bus no existía así que pedimos la devolución de nuestro dinero lo cual la persona  nos pidió disculpas y nos devolvió  la totalidad del dinero pero nuestro viaje a la selva se nos cayo.

IMG_1058

Decidimos buscar otro destino de viaje que no sea muy lejos de Lima y sea un lugar interesante para nosotros de conocer. En una agencia un señor muy amable nos hablo de Chimbote el nombre me sonó chistoso como alguien sin su bote.  Y nos fuimos a Chimbote, disfrutamos rica comida y de paseos en taximoto.

bici

Taximoto

En Lima nos dijeron que Chimbote como Puerto era peligroso pero nosotros encontramos de lo más apacible la ciudad justo lo que necesitábamos para relajarnos un rato.

Iglesia

Iglesia y Plaza de Chimbote

chimbote

Chimbote

Después nos fuimos Trujillo a conocer los sitios arqueológicos que se encontraban cerca de ahí, aprendimos de las culturas que habitaron esas tierras, nos gusto mucho esta ciudad con arquitectura colonial, yo era más feliz porque habían muchos cafés y podía disfrutar de un café, mucha comida y chocolates ricos.

DSC00269

Café

Chan Chan ciudad precolombina de adobe

Chan Chan
ciudad precolombina de adobe

Huaca La Luna

Huaca La Luna

Trujillo

Trujillo

Iglesia de Trujillo

Iglesia de Trujillo

DSC00574

Comida Típica

DSC00463

Huanchaco

Una noche mientras estábamos en la plaza de Trujillo se nos acerco un hombre y comenzó a  hablarnos sobre la historia de Trujillo nosotros por educación lo escuchamos. Yo pensé luego de tan largo discurso querrá una propina y se ira. Pero el tipo no se iba ni con propina, y nos empezamos a sentir más incómodos cuando llegaron dos amigos de este tipo, mi instinto dijo hay que irse de aquí y le hice caso.  

Fue una situación muy incomoda de la cual aprendí que a veces hay que ser maleducado para salir de una situación difícil y que quizás estés en riesgo.

plaza

Plaza de noche en Trujillo

Pero esa situación no empaño los bonitos momentos que vivimos en Trujillo conocimos a lindas personas y aprendimos más de la cultura de los pueblos de Perú.

Con tanta cosa rica que probar me enferme de la guata, fue una tortura ir enferma el viaje de regreso en bus a Lima, el personal del bus fueron muy amables  y compresivos conmigo cosa que agradezco infinitamente desde este espacio.  Al llegar a Lima corrí a la farmacia a comprar el medicamento que necesitaba. Lección no probar todo por muy apetitoso que se vea.

Con anécdotas e imprevistos fue una bonita experiencia de mi primer viaje a Perú.