Changles

Tengo una feria, a la que voy casi todos los viernes para proveerme de frutas y verduras. Una enorme sorpresa me lleve uno de esos viernes.  Mis ojos quedaron tan abiertos al ver que en un puesto habían changles.
 ¿Y qué son los changles? Son un hongo que sale con las primeras lluvias en época otoñal, en el sur de Chile, debajo de los bosques de raulí o hualles. Tiene forma como una ramita de coral de color amarillo pálido, sin olor y su sabor es parecido a otros hongos, aunque para mi es más exquisito.

Les presento  los changles.

Changles

Encontrar esto en Santiago es todo un lujo. No podía creer que frente a mis ojos estaban los changles.
Sí solo ayer mientras subiamos el cerro San Cristobal en bicicleta,  le contaba a un amigo mis historias familiares de recolección de este hongo.
 Cuando empezaban las hojas a ponerse rojas, amarillas y café, los días eran más cortos y fríos. Después de una lluvia, mis padres nos decían vamos a buscar changles. Yo y mis hermanos nos poníamos las botas de goma, con su buena media tejida de lana de oveja que hacía mi mamá. Tomábamos una canasta de mimbre y nos encaminábamos a la parte más boscosa y húmeda de nuestro campo. Para mí, era el paseo más bonito.

 Pasábamos por debajo de un árbol que se sacudía mojándonos con las gotas de lluvia que quedaban enredadas en sus ramas. Parecía que estos reían viendo como nosotros tratábamos de esquivar las rociadas. Nos metíamos en un bosque lleno de hualles, avellanos, mañios, maquis, y quilas.

No era fácil encontrar los hongos, siempre se escondían debajo de enmarañados arbustos, muchas veces de difícil acceso, era como buscar un tesoro. Con mis hermanos nos arrastrábamos por debajo de la vegetación y cuando encontraba uno me quedaba contemplándolo tan maravillada por su color y forma de coral e imaginando ese rico guiso que mi mamá prepararía después.

Llenábamos nuestra canasta y nos íbamos a la casa tan felices. Después los changles se convertían en una rica cena que todos disfrutábamos.
 Creo que hoy al ver en la feria esa bandeja de changle, más que una bandeja yo veía una canasta de mimbre llena de hongos con ramitas.
Bueno ahora les cuento como los preparé:
 Los lavé y luego escurrí el agua en un secador. En una olla puse ají verde, zanahorias, cebollín, pimiento verde, sal, aceite, orégano y los changles. Todo junto lo cociné a fuego lento y lo serví acompañado de papas salteadas en mantequilla.

Changles a la campesina

Una exquisitez a los  sentidos.

4 pensamientos en “Changles

  1. Los changles son deliciosos pero carísimos donde vivo. Cuando vivía en el Sur, mi mamá preparaba una olla de changles para comerlos con papas cocidas o acompañar un pedazo de pescado o carne.

    Salteados con cebolla y ajo, o con verduras surtidas, es riquísimo. Y en tortilla también, o cocido y rebosado en harina y huevo, fritos y con una ensalada de papas mayo.

Gracias por tu tiempo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s