En el Lugar y el Momento Preciso

 La oportunidad pasa todos los días al lado de nosotros, pero no siempre se le sabe ver. Esa oportunidad no solo es el momento preciso para convertirte en millonario, también puede ser la oportunidad de mirar tu centro.

Cada primavera una flor vuelve a florecer

 

Venía caminando por el lado sur del río Mapocho. El río color chocolate que cruza Santiago. Apenas tenia un hilo de agua.

Delante de mí, a unos 10 o 20 metros, caminaba una mujer. Noté que sus pasos tambaleaban. Pensé que estaba ebria o drogada. Observé que se dirigió a la baranda del puente e hizo un leve impulso. No intentará saltar me pregunte.

Más cerca, noté que ella lloraba desconsoladamente, con mucho dolor. La gente pasaba al lado de ella, como si esa mujer no existiera.

_¿Qué hago?

_ ¿Le pregunto si necesita ayuda o hago como el resto…

_ sigo mi camino y no me involucro?

_Total, ni siquiera la conozco…

Pero entonces me encontré frente a ella preguntándole ¿necesitas ayuda? ¿te puedo ayudar? Y ella con cara desorientada y a la vez desconcertada me dijo ¡soy una cobarde! ¡no puedo saltar! ¡me quiero morir!

Rápidamente, mi mente buscó las palabras que pensó eran las correctas. Pero si saltas no morirás. A lo mas sufrirás unas fracturas. Ni agua lleva… el río…Ella me clavó la mirada, como preguntando qué te metes, pero no dijo nada. Con la mirada perdida me preguntó cómo se hace para vivir, si no quieres vivir más.

Mil cosas cruzaron por mi mente. Pensé en decirle que la vida es linda, que a pesar de todo vale la pena vivir, pero que difícil decirle esas cosas a alguien que no conoces y que ha decidido poner fin a su vida, que difícil es decirle a alguien que hay luz, cuando solo ve oscuridad, que difícil es decirle a alguien que tiene una pena tan profunda como un abismo, que todo estará bien, como decirle que eso de que después de la tormenta siempre sale el sol, es verdad. Como encontrar esas palabras precisas para calmar esa enorme tormenta interior que parece no tener fin para esta persona que esta frente a mi, esperando una respuesta. Que no se como dar…

_Debí seguir caminando no mas…

Busqué en mi interior la respuesta y le dije no lo sé. Creo que cada uno de nosotros tiene algo, una fuerza invisible, que nos hace levantarnos cada día, pero no sé como se hace, no tengo la receta y desconozco si alguien la tiene.

Ella me miro nuevamente con la mirada más tranquila. ¿Quieres caminar? le pregunté. Lentamente, ella comenzó a hablar y a contarme su historia. Una historia de decepción y engaños.

Algo más calmada fuimos a tomar un café. El café la relajo y me contó su vida. Sus alegrías y tristezas. Sus angustias, sus miedos y sus orgullos. Hizo una pausa se quedó mirándome. ¿Por qué te detuviste a ayudarme? me pregunto. No lo sé, simplemente me nació. No sé si lo hice mal o lo hice bien. Ella me miró y me dio las gracias. ¡No tengo idea que voy hacer pero gracias! Por detenerte y escucharme en el momento preciso.

Supe que su nombre era Jimena y que no era de Santiago. Le pregunté si tenía familiares y me dijo que tenia una hija acá en Santiago. Llamé a la hija y esta llegó a buscarla. Me abrazó y me dijo gracias. ¡Los ángeles Existen! Un nudo se atoro en mi garganta y sentí que toda la sangre se me subía a la cabeza. Rápidamente me despedí y me fui. Al cruzar la calle mire hacia atrás y vi a Jimena abrazada a su hija. No sé si Jimena volvió a reencantarse de la vida y reencontrarse consigo misma.

 

Vivimos en un mundo en que todo pasa de prisa, donde nuestros egos están primero. Hemos perdido la capacidad de sorprendernos de nosotros mismos, de admirarnos, de maravillarnos como seres humanos.

Dejamos el centro de la tribu para mirar desde afuera los problemas que a esta aquejan. Dejamos de sentirnos parte de un todo, para sentirnos un todo.

Tengo y he tenido la gran suerte de estar en el momento preciso cuando alguien necesitaba que yo este ahí. Son lo que llamo esas casualidades de la vida.

 

Para sanar el alma, a veces solo tenemos que construir puentes que conecten nuestro mundo interior, con otros mundos.

Anuncios

7 pensamientos en “En el Lugar y el Momento Preciso

Gracias por tu tiempo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s