Dos minutos y medio de estremecimiento.

No podía dormir, un par de vueltas en la cama, miré a Daniel, el dormía plácidamente, me levante, fui al baño, mire la hora en el reloj de la radio en el baño, marcaba las 3:10 am, volví a la cama, Daniel seguía muy dormido. Deliciosamente el sueño llegó y me entregué por completo al dulce sueño, cuando de pronto un leve movimiento me despertó, me quedé quieta pensando, está temblando, pero sigue mas intenso, despierto a Daniel, él no quiere despertar, está temblando, digo, el dice, sí, está temblando. Saltamos de la cama, todo crujía y sonaba, el piso parecía un bote y nos fuimos abrir la puerta, me aferré a la puerta, no podía sostenerme en pie, Daniel afirmaba uno de los acuarios, me abrace a él, el edificio crujía más fuerte y no paraba de moverse. En medio de la oscuridad no se veía nada, sólo un ruido estruendoso y gritos humanos se escuchaban. Una voz decía no se muevan, calma, ya va a pasar, ya esta pasando. Yo sentía que nos íbamos al vacío, me aferré más fuerte a Daniel y cerré los ojos. Cuando los abrí, todo se movía levemente. Busqué mi celular encendí la linterna, y busqué mi mp3, una nube de polvo caía por todos lados. Rápidamente evacuamos el edificio, nadie tenía muy claro lo que pasó. Encendí mi aparato de música, localicé la radio bio-bio. La voz de uno de los hermanos Mosciatti alertaba de un tsunami, y afirmaba que era terremoto confirmado por fuentes norteamericanas. Terremoto en Chile grado 8,8MW.
Las lineas telefónicas, celulares y red fija colapsaron, los servicios básicos se habían cortado. En la calle, caras angustiadas, un par de borrachos desconectados, todo mundo tratando de comunicarse con sus seres queridos, a mi familia en el sur, brevemente dije, estoy bien.
Nadie durmió, las replicas seguían, a través de la radio bío-bío me enteraba de lo que ocurría en el resto del país. Las comunicaciones se cortaron con algunas regiones. Lamentablemente, con las más devastadas. Con el avance de las horas, la luz del día comenzaba a mostrarse el desastre. Tristemente, a través de la radio nos enterábamos de como el tsunami arraso con pueblos enteros llevándose algunos de sus moradores. El mar avanzo tierra adentro unos 400 metros en algunos sectores destruyendo todo lo que encontró a su paso. En Talcahuano una ola de 20 cuadras dejo las embarcaciones en medio de una plaza.
Mi edificio presentaba grietas, bomberos dijo que todo estaba bien, eso me dio seguridad. Tenia que trabajar, no sabia si ir o no, al final opte por ir. Llegarón todos mis compañeros. Pensamos, nos van a decir vayan a sus casas a estar con su familias, pero no fue así, la orden fue, enciendan los computadores. Todo Santiago estaba en silencio, todo cerrado, nada funcionaba, excepto nosotros.

Luego volví a casa, a limpiar el desastre. Me comuniqué con mi familia en el Sur en Chiloé y Valdivia todos estaban bien, algunos daños materiales que tendrán que ser reparados, pero lo más importante era que todos se encontraban bien. Me preocupaban mis amigos de Concepción, una de las ciudades mas afectadas, las comunicaciones no funcionaban, momentos de preocupación, mientras seguía temblando, y los medios informaban, de los saqueos y del caos.
Luego vino un minuto de calma mi amiga Carolina llamó nos dijo –estamos bien–. Una de las alegrías que sentimos, dentro de todo lo que estaba pasando, fue poder comunicarnos con la familia de Carolina en Bolivia y darles la buena noticia que ella estaba bien. Ella y Simón viajaron a Santiago en un bus pirata. La carretera estaba cortada y oficialmente no salían buses. El aeropuerto también estaba cerrado por daños del terremoto, así que Carolina tomó un bus al norte y se fue a reunirse con su familia en LP. Simón volvió ayudar a Concepción llevando comida y artículos de primeros auxilios.
Chile se unió en una gran campaña “Chile ayuda a Chile” todos los chilenos desde Arica a Punta Arenas se unieron, para ir en ayuda de las regiones mas devastadas, a pesar de que somos un país muy largo esta vez se acorto para tocarnos las manos, así somos los chilenos, puro corazón.
En estos días las replicas siguen, ya van mas de cien, unas más intensas que otras. Nuestro edificio sufrió, por así decirlo, un preinfarto, pero sobrevivirá, le harán una pequeña cirugía. El preinfarto pasa por nuestro departamento, así que estamos sintiendo las arritmia que constantemente sufre el edificio.
Ahora ya mas relajada escribo parte de esos momentos de dos y medio minutos en que la naturaleza nos dio su sacudón, en que la vida de muchos de mis compatriotas cambio.
A pesar de que somos un país donde la naturaleza nos golpea más de una vez, con cada experiencia nos levantamos con más fuerzas.
Como sureña siento el dolor y la angustia de cada uno de mis compatriotas que lo perdieron todo y, a través de estas simples palabras, rindo un homenaje a esos valientes chilenos que cada día con sus manos levantan esta nación.
Talcahuano, Concepción, Constitución, Dichato, Talca, Iloca, Llico, Curicó, Melipilla, Lota, Coronel, Cobquecura, Doñihue, Putú, Parral, Juan Fernández.

Anuncios

Gracias por tu tiempo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s